El caribe a precios asequibles : La República Dominicana

/

Seth Kugel para el New York Times

Eva Luna, en República Dominicana.

De SETH KUGEL.
Publicado el: 28 de octubre del 2007

Samaná, franja de tierra nudosa de una península en la costa nordeste de la República Dominicana, siempre ha sido un bellísimo lugar.
Colinas verdes en forma de montañas rusas abrigan pintorescas granjas en su interior, y apacibles pueblos playeros salpican la orilla del mar, atrayendo a los Europeos - en particular a los Franceses - dispuestos a efectuar el largo y accidentado trayecto desde los mayores aeropuertos del país.

Affordable Caribbean: Dominican Republic/

El caribe a precios asequibles. La República Dominicana.

Con una autopista en construcción, y un nuevo aeropuerto en Samaná, los hoteles de prestigio están empezando a instalarse. Pero aun quedan muchas ofertas buenas que encontrar en las largas playas de la península y en su exuberante interior, especialmente alrededor del principal pueblo turístico, Las Terrenas, donde los hoteles prefieren los pagos en efectivo en dólares americanos y los turistas se mueven en vehículos todo terreno o en moto taxistas.

¿Donde alojarse ?

Es difícil imaginar un mejor lugar que Eva Luna Calle Marico; 809-978-5611; www.villa-evaluna.com), un hotel dirigido por Franceses en Las Terrenas. Las villas, dos de ellas valen 100 US $ la noche, son ejemplares del arte del lujo rustico, con interiores de estilo, pintados en tonos suaves del Caribe, tan relajantes que casi masajean los ojos. Con terrazas privadas y una piscina rodeada de palmas.

En la descansada Playa Bonita, un anciano, el Hotel Atlantis (Beach Road; 809-240-6111; www.atlantis-hotel.com.do), propone grandes habitaciones con primer precio de 67 US $ en la temporada alta de invierno. Y finalmente, para los que buscan el aislamiento y que están dispuestos a pagar un poquito mas por ello, Casa Cosón (Playa Cosón; 809-374-2993; www.casacoson.com), una estupenda casa frente a la playa dirigida por una pareja Francesa (que no habla ingles), tiene cuatro habitaciones luminosas y alegremente decoradas por 90 euros la noche ( 130.50 US $ a 1.45 US $ el euro), así como una pequeña casa por 90 euros donde pueden dormir 4 personas.

Por la forma en que los locales se entusiasman por La Terrasse (Pueblo de los Pescadores, 809-240-6730), un bistro Francés con precios razonables, es un milagro que otros restaurantes sigan en negocios. Colocado en una romántica casa blanqueada a lo largo de la resaca de las olas, se sirven platos centrados en el pescado, acompañados de una suave música dominicana y un acogedor ambiente con velas. Entre las mejores ofertas: el dorado a la parrilla por 300 pesos, o 8.75 US $ a 340 pesos el dólar, y el calamar a la provencale por 350 pesos. O aprovechen las especialidades como el pargo en papillote por 450 pesos.

Los que quieren una comida más dominicana - y por lo tanto menos cara - encontraran comedores en abundancia en el centro de Las Terrenas, alejado de la playa. Pero si se dirigen a Playa Cosón o Playa Bonita, se encuentra un pequeñito escaparate justo antes del lugar donde las calles se separan hacia las dos playas, donde un plato de pechugas de pollo envueltas en vinagreta, u otras especialidades del día que vienen con arroz y habichuelas son servidos por 100 pesos. Está marcado por un letrero “Pescado”, irónico ya que el pescado no es un plato regular del menú. Para el desayuno en la cuidad, Sucré Salé (Plaza Taina, 809-860-0863) es uno de los lugares favoritos de los expatriados. Un expresso cuesta 20 pesos, y las baguettes y los pains au chocolats no cuestan mucho mas. Quizás no este a la altura de la boulangerie de Paris, pero Paris no tiene playas dominicanas tampoco.

Playas gratuitas

Las playas de Las Terrenas son perfectamente aceptables, pero la playa la más serena se encuentra después de un agitado (pero divertido) recorrido en motoconcho de 100 pesos hacia Playa Cosón, la ganadora del concurso de belleza de playa regional. Ofrece alrededor de 4 millas de arenas casi vacías y bordeadas de cocoteros, con solamente algunos hoteles y restaurantes para interrumpir el frente de playa majestuoso. (De acuerdo, esta el Viva Windham resort también, pero solo mire hacia el otro lado). Una cercana competencia es la grácil Playa Rincón - aunque se sitúa a más de una hora de excursión en coche, es un poco remoto. Aun así, llegar ahí es una buena manera de conocer la península, zigzagueando sobre las colinas verde oscuro moteadas de casas coloradas como algodones de azúcar.

¿Donde ir de fiesta ?

Únanse a la mezcla de gringos locales en la Bodega (Casa Linda, 809-868-3390), un club al aire libre, que toma el relevo del patio interior del centro comercial Casa Linda después de las 10.p.m. No hay cubierta al menos que haya música en vivo. Pero la oportunidad de ver lo mejor del merengue del país y las estrellas de la bachata tocando guitarra vale bien los 300 pesos. Los lugares mas tranquilos para tomarse una cerveza salpican el próximo borde de playa, como el acogedor El Mosquito Art Bar (Pueblo de los Pescadores, 809-877-8374).

¿Que hacer ?

Las aguas tropicales de la Bahía de Samaná son el lugar de reproducción para cientos de ballenas jorobadas, quienes viajan desde tan lejos como Noruega para reproducirse en esos climas mas calidos desde enero hasta marzo. La jefa del área observadora de ballenas es Kim Beddall, una Canadiense que dirige Whale Samaná (Santa Bárbara de Samaná, 809-538-2494), que ofrece excursiones dos veces al día por 59 US $ y que duran por lo menos cuatro horas. El bote de 50 pies de largo está especialmente equipado para la observación de las ballenas, con baños, y naturalistas a bordo para contestar preguntas. La Sra Beddall también puede contestar cada pregunta que le hagan sobre las jorobadas, desde sus ancestros de la evolución quienes recorrían la Tierra, hasta sus rituales de reproducción únicos.

¿Que comprar ?

La calle principal de Las Terrenas esta cargada con tiendas, algunas de ellas vendiendo baratijas a precios excesivos. Una destacada excepción es Nativ’Arte (Calle Principal, 270, 809-240-6412), una tienda algo desordenada que lleva todo lo hecho por Dominicanos, desde los aceites de coco y de oliva, los jabones fragancia menta y limoncillo por algunos dólares, hasta platos de cerámica con dibujos indígenas y adorables agendas. Es un paso más elegante que su choza habitual de turista. Para la artesanía Haitiana vean Haitian Caraibes.