FEBRERO 2015

Voltios y Confianza

Asechando Luz y FuerzaCon o sin voltios, el pueblo no descansará hasta que ocurra lo que tiene que ocurrir con Luz y Fuerza

Lo que está pasando ahora es quizás la antesala al fin del yugo abusivo de Luz y Fuerza como el final de la opresiva denegación de justicia del gobierno. En las últimas semanas la Cia. Luz y Fuerza ha hecho grandes inversiones de tiempo y dinero para intentar crear opinión en contra de la interconexión de Las Terrenas al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI).

La interconexión al SENI resultó de la huelga del pasado noviembre en contra de Luz y Fuerza, produciendo la muy deseada intervención gubernamental que podría culminar con una significativa reducción en el costo de la luz en Las Terrenas. EDENORTE en el multiuso, explico que el kilo bajaría a unos 12-13 pesos, mientras recientemente la Superintendencia de Electricidad (SIE) dijo que podría ser aún más bajo debido a las significativas reducciones en el costo del petróleo en los meses recientes. A partir de abril el pueblo podría ahorrarse entre 200-300 millones de pesos al año, lo que se traduce en una inmensa pérdida para Orsini Bosch.

Los Orsini aparecen por todas partes diciendo lo siguiente: a) la interconexión es ilegal, b) la interconexión no resuelve el problema, c) EDENORTE no puede venderle energía a Luz y Fuerza, d) la solución es que el gobierno subsidie a Luz y Fuerza y, entre otras explicaciones más, e) que la empresa es la mejor respuesta a las necesidades eléctricas de Las Terrenas.

Por demás está decir que es escandaloso escuchar a la gerente, Alejandra Orsini Santana, hablar sobre lo que es o no es ilegal. Es inmoral para Luz y Fuerza adoptar ahora una postura de legalidad cuando se ha sostenido violando la ley general de electricidad, irrespetando los derechos del consumidor y de manera prepotente estableciendo un sistema abusivo y explotador. Si no ha sido así, ¿cómo es que es tan rechazada, tan odiada y tan atacada por la comunidad ? La comunidad no rechaza los voltios, lo que rechaza es el descaro y el abuso.

Si el gobierno logra la interconexión, el mayor impacta lo será el fin del monopolio eléctrico de los Orsini, porque daría al traste con la Generadora Eléctrica de Samaná, principal suplidora de Luz y Fuerza y principal fuente de ingresos no monitoreados de los Orsini. Luz y Fuerza está prácticamente en quiebra, pero Orsini le vende a Luz y Fuerza al precio que le viene en ganas. La planta generadora no es tan eficiente, utiliza combustible caro y la gerencia mantiene prácticas excesivamente costosas al consumidor eléctrico de Las Terrenas, prácticas que incluyen dispendio de fondos, malos manejos administrativos, utilización de recursos para fines inconfesables y, además, para satisfacer caprichos y necesidades del Ing. Orsini Bosch. El monopolio no le ha convenido a Las Terrenas porque ha resultado en abusos y desmanes que Orsini Bosch no ha querido ni ha podido transformar en mejoría en sus relaciones con el consumidor eléctrico. A Orsini no le ha importado lo que piense la gente, lo que le ha importado es mantener su monopolio y bajo su mala gerencia la libre empresa se ha convertido en una mala palabra que se deletrea a-b-u-s-o-s.

Sin embargo, entre todo el humeo de la gerente Alejandra Orsini Santana hay ciertas cosas que merecen consideración, aunque no por las razones que ella menciona. La primera es que la línea Sánchez-Las Terrenas no suplirá el total de la demanda de Las Terrenas. La instalación fue una medida intermedia y, hasta cierto punto, temporaria, pero de significativos e inmediatos ahorros para el consumidor promedio. Probablemente el gobierno tendrá que comprarle a la Generadora de Samaná la diferencia o tendrá que traer una generadora portátil para que haga el trabajo, o a menos que produzca un remedio que sólo ellos saben. El gobierno no ha revelado cómo piensa resolver el problema de la oferta dadas las limitaciones técnicas. La SIE informó a los comunitarios que la red de 138 mega, que sí puede satisfacer la demanda local, no entraría a la zona hasta el 2017. Eso podría significar que habrán apagones o reducción en la calidad de la oferta hasta tanto. No es cierto que Luz y Fuerza distribuye electricidad 100% confiable y 100% de calidad, hay muchos problemas y pérdidas en el sistema Luz y Fuerza, las que sólo un técnico puede explicar adecuadamente, pero ellos han hecho muy bien en vender una imagen de servicio 24/7 aunque sus pérdidas e ineficiencias las paga el consumidor.

La masa cautelosamente silente ha sido el empresariado turístico, quien paga cerca del 50% de la facturación eléctrica y quien necesita energía constante. El gobierno tendrá que encontrarle una solución para no producir una escalona de efectos perjudiciales, pero hace años que ese mismo empresariado hubiera podido ayudar a alterar las condiciones existentes si hubiera adoptado una postura correspondiente a los abusos existentes. Lo que pasa es que, más que en cualquier otro sector, los abusos de Luz y Fuerza eran pagados por los turistas mismos, sin afectar los bolsillos del empresariado, mientras que en el caso de la comunidad en general los mismos abusos son pagados directamente por el consumidor. Por eso es que la huelga que ahora traerá 200-300 millones de pesos en ahorros a TODO el mundo, incluyendo a los empresarios, fue provocada por el pueblo abusado, mientras el empresariado se mantuvo apático.

La huelga provocó la necesaria intervención gubernamental y la respuesta crea inevitables problemas técnicos. Todos deseamos un servicio estable, de calidad y eficiente, pero nadie desea eso al precio que les venga en gana a los Orsini. Es contraproducente que 20,000 habitantes tengan que pagar luz a casi 300% o tres veces más el costo de lo que pagan los 35,000 usuarios en Sánchez o los 50,000 usuarios en Santa Bárbara. Si eso se hace en nombre de la libre empresa entonces hay que liberarla de esa contradicción. Las condiciones han cambiado, ya no tenemos que someternos a las condiciones de una empresa esclavizante mientras el resto de la provincia paga un tercio del costo eléctrico. Lo que le pasa a Luz y Fuerza ahora es quizás la antesala al fin del yugo abusivo de Luz y Fuerza como el final de la opresiva denegación de justicia del gobierno.

El mensaje para la gerente Alejandra Orsini Santana es muy simple: Licda. Orsini, el problema no son los voltios, el problema es la falta de confianza. Aunque la Licda. Orsini Santana diga media verdades, verdades y medias mentiras, el pueblo sigue con el mismo tenor que desde hace 6 años: NO HAY CONFIANZA. ¿Cómo tenerle confianza a una empresa que ha hecho todo lo posible por quebrar al usuario ? Los argumentos son muchos: abusos al cliente, contadores irregulares, conexiones de altas pérdidas, abusos personales, prepotencia administrativa, falta de respuesta en las reclamaciones y la constante putrefacción que resulta de un monopolio oscuro, abusivo, engañoso y destructivo. Cuando Luz y Fuerza habla nadie les cree. Dentro y fuera de la empresa la gente sabe lo que hay. Muchos estamos dispuestos a pasar malos ratos con la luz hasta el 2017 con tal de no seguir viéndoles la cara a la gente que por 22 años han manejado una empresa de espaldas al cliente.

El mensaje no está en los voltios, el mensaje está en la falta de confianza. No son sus verdades las que nos afectan, son sus mentiras. Ni antes ni después de la huelga la Licda. Alejandra Orsini Santana ha tenido la sensatez de pedirle excusas al pueblo, no han prometido hacerlo mejor, ni han identificado sus problemas gerenciales internos. Por el contrario, la empresa se empecina en más de lo mismo y hasta en lo peor, rechazando acuerdos con la SIE e injuriando vez tras vez la extrema sensibilidad del público consumidor.

Con o sin voltios, el pueblo no descansará hasta que ocurra lo que tiene que ocurrir con Luz y Fuerza.

Publicado por JOSE R. BOURGET TACTUK para Sondeos del Alma.

Ver todas las noticias

Las Terrenas Live, el 18.02.15

Envíenos sus comentarios

Sus Datos

Inscribirse para recibir alertas :



Agregar un comentario


Los comentarios que nos envíe serán publicados en el sitio con su nombre y apellido. Los comentarios con carácter racista, insultantes, o considerados inapropiados no serán publicados. Tampoco se publicaran las opiniones que contengan ataques personales.